4 nov. 2008

Mi momento musical


Shostakovich y su sinfonía "Leningrado"

Fue el 14 de enero de 1999, en el Auditorio Nacional de Madrid. El motivo, descubrir por primera vez al genial Shostakovich y su Sinfonía nº 7Leningrado”. Esa noche el director Xavier Güell, discípulo de Leonard Bernstein, se puso al frente de los ciento veinte músicos de la London Philarmonic Orchestra para revivir las notas de guerra, de muerte y de victoria que Dimitri Shostakovich escribió mientras los alemanes sometían a Leningrado (San Petersburgo) a un cerco que se cobró casi un millón de vidas a causa del hambre, el frío y los constantes bombardeos. El propio compositor la definiría como un símbolo de la lucha contra todos los fascismos, «escribí un réquiem por todos los que han muerto, por todos los que han sufrido». Para Güell “es una partitura impactante y espectacular”. Pese a que muchos melómanos hayan considerado esta obra como trivial, Güell asegura que en una lectura menos ampulosa, menos parcial, aflora un drama sinfónico que resume un siglo de angustia, de muerte y de confrontación.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Leningrado fue sitiada por el ejército alemán (Wehrmacht) desde el 8 de septiembre de 1941 hasta el 27 de enero de 1944, un total de 29 meses. Por orden de Hitler, la ciudad era constantemente bombardeada y sistemáticamente privada de sus suministros. Se calcula que este asedio produjo la muerte de más de 1.000.000 de personas, de las cuales cerca de 800.000 eran civiles. En 1941, Shostakovich permaneció inicialmente en esta ciudad durante el asedio y comenzó su Séptima sinfonía, conocida precisamente como Leningrado, hasta que fue evacuado hacia Kúybishev (Samara), donde terminó su trabajo, más tarde adoptado internacionalmente como símbolo de la resistencia.

Para los más entendidos, la interpretación preferida de esta sinfonía es la que grabó Bernstein con la Orquesta de Chicago. Yo me quedo con la de esa fría noche de enero de 1999, en la que descubrí que me gustaba lo trivial.

Publicado en Excelentia The World Leading Music Nº1 - 2008

No hay comentarios: